martes, 28 de febrero de 2012

Lolita

Bueno, después de un tiempo con el blog me apetece hacer una entrada más profunda. Tenía muchas ideas para este blog, como localizar sitios bonitos cerca de casa, poner algún que otro tutorial guay o simplemente hablar de mi vida. Y éste es uno de los días que voy a hablar de mi vida, pero más en concreto de cómo llegó el lolita a mi vida, porque sinceramente, creo que forma parte esencial y cada día deseo más, incluso, vestirlo día a día.

Y bien, para empezar he de decir que siempre he sido rara. Lo único en lo que no era diferente del resto de las niñas era en mi pasión por las muñecas, la misma que ahora mismo me hace ser rara por seguir comprando y amándolas xD En fin, así es la sociedad. Desde que era niña ya empecé a darme cuenta que no era como el resto, me encantaba leer y atendía mucho en clase por lo que, aunque no estudiase, siempre aprobaba con buenas notas y no tenía faltas de ortografía. Desde fuera me consideraban una empollona, aunque simplemente prestaba atención y hacía las tareas. Eso sí, siempre me gustaban las cosas limpitas, tomar apuntes en muchos colores y pre-ordenar todo con ciertas pautas (los márgenes, los espacios entre palabras, líneas, todo).

También fueron importantes el factor música y los cuentos tradicionales. Desde los cinco años pedía y pedía a mi padre aprender a tocar el violín, pero él lo dejaba pensando que sería un antojo típico de niña y que se me pasaría en seguida. Pues bien, no sólo no se me pasó sino que al fin, en segundo de primaria, mi profesor de música le dijo a mis padres que me metieran a estudiar música, que tenía aptitudes. Y claro, mi padre escuchó "aptitudes" y se le hizo la boca agua y al fin pude estudiar música. Y los cuentos tradicionales siempre me marcaron mucho. De pequeña mi madre y mi madrina me contaban muchísimos cuentos, que ahora analizo y los veo un poco bárbaros, pero con la edad que yo tenía los veía maravillosos. ¿Por qué os cuento todo esto? Bueno, para que entendáis porqué no me sorprendía que la ropa estándar no me gustase, la encontrase fea y toda igual.

Gracias a la influencia de mi hermano escuchaba desde los diez años Iron Maiden, Dover, Metallica... lo que, junto al tipo de vestuario (que me fascinaba) me hizo meterme de lleno en un mundo entre Heavy y Gótico. Amplié mi cultura musical escuchando todo tipo de grupos y mi armario se llenó de ropa negra preciosa, de la que todavía conservo algunas cosas.


Fue en ese momento, a mis tiernos 17 años, cuando me di cuenta de que muchas cosas (que ahora sé que son lolita o están relacionadas con él) me llamaban la atención. Los corsets clásicos (no esos putiferios satinados con encajes de metro y medio), las faldas desde la cintura con vuelo y acampanadas, las camisas con cuello Peter Pan y de estilo victoriana...

Alguno de mis maquillajes raros

Pero donde más me di cuenta de que era especialita era a la hora de elegir zapatos. Las plataformas SIEMPRE, y repito, SIEMPRE me encantaron. Me costaba horrores ver unos zapatos que pudiera ponerme y aún a día de hoy no puedo comprar unos zapatos que no tengan la punta redonda. Dado que no era capaz de comprarme ningún zapato decente siempre iba en zapatillas de deporte, bien tipo All Stars o de esas anchas como las Vans (mi madre las llamaba lanchas).
Y el glorioso 3 de mayo de 2006 conseguí mi primer OP loli, aunque en aquel momento no sabía ni que el lolita existía como tal, había oído hablar del Gothic Lolita, pero no sabía nada acerca del movimiento. He de decir que ya en aquel momento escuchaba música de Moi Dix Mois y me encantaba la ropa de Mana pero no sabía ni que hubiese tanto detrás.

Foto de ese día :)

Foto del vestido en cuestión

Aún con esta prenda ya en mi armario, y aunque gracias a mi cuenta de ebay adquirí algo más de ropa loliteable (sobre todo estilo goth-punk), todavía no sabía nada decente acerca del lolita.
Fue más adelante, durante una quedada de muñecas con Marie Elendir y Ray NTG, cuando conocí el lolita de verdad, tal y como es, y lo vi por primera vez en persona. Todo el mundo que rodeaba a esa ropa, un montón de expresiones que no entendía (OP, AP, OTK, OTT, las marcas... de todo), la magia de una ideología que consiste precisamente en ser diferente y, en cierto modo, revelarse y rebelarse en la sociedad... Me conquistó.


Marie y Ray me hablaron de un foro en el cual había un montón de tutoriales, información y demás, y me invitaron a asistir a una quedada lolita en la cual habría muchas lolitas y yo podría ver de nuevo más cosas de ese mundo. Entré en el foro de Lolita Boudoir y todo parecía resplandecer. Había, no sólo mucha información, sino también un montón de tutoriales, de posts acerca de literatura y demás. Fui a esa quedada (en diciembre de 2009) con mucha ilusión y aunque tenía mi OP debido a mi inexperiencia no me lo puse por miedo a que fuera ita. Decidí ponerme un vestido con corset que no era lolita y ver el lolita desde fuera.
La quedada fue maravillosa porque pude ver un montón de lolitas y todas lucían preciosas.

Todas caminando y yo con mi vestido no-loli a la derecha (foto de Ari)

También conocí allí a Ari, quien después se pasó al lado oscuro del loli y hace unos coordinados preciosos además de ser muy guapa y una hostelera excelente :)

Después de esa quedada me atreví a pedir mi primer conjunto a Bodyline, siempre con la ayuda de Marie y Ray y con un montón de dudas. Cuando lo vi en persona no cabía en mi de felicidad, los detalles del print eran preciosos y la camisa era monísima.
Un paso muy importante fue atreverme a cortarme el flequillo, porque pensaba que me quedaría fatal hasta que me hice una preview con el pelo de la coleta puesto sobre la cara para no cortar un flequillo real por si acaso. Me quedé muy contenta con el resultado, aunque mi novio y mi padre se llevaron una buena sorpresa xD


En enero de 2010 fue la primera quedada a la que fui lolita (sabiendo lo que era el lolita y vistiéndolo feliz). Iba llena de inseguridades, pero la verdad es que pasamos un día divertido.


Posteriormente me fui alejando del foro (cosas de la vida) y fui buscando más información por mi cuenta... Indagué en busca de coordinados y vestidos bonitos y me pasaba las tardes mirando la web de Bodyline. En verano de ese año, me enteré de que había caído en el lolita otra chica que yo conocía de las muñecas, Kitsuya, y pude compartir mis cosas también con ella. Así pues, tras ese verano, nació de sus manos Lolita Secret Garden, y empecé a salir con ellas y a hacer quedadas, a dar paseos por la calle, a vestir el lolita sin miedos y de ahí en adelante cada vez me he hecho más compradora compulsiva, he vestido cada vez más a menudo, hemos conseguido hacer una entrevista para la televisión, un anuncio para una pastelería, pero sobre todo he conseguido sentirme satisfecha con la ropa que llevo, cómo la llevo y con poder compartirlo con amigas de verdad, que me aprecian tal y como soy y me aconsejan con sinceridad, con personas que no te dicen algo y después, por detrás, dicen lo contrario.

Estoy muy contenta de poder sentirme cada día más feliz y satisfecha con el lolita, hasta el punto de haber salido de viaje completamente lolita este invierno. Estuve llena de dudas acerca de qué ropa llevar, cómo meterla en la maleta para que se arrugara lo menos posible y demás, pero Marie me asesoró y no pasamos nada de frío. Además, puedo asegurar que fue un show pasar los controles del aeropuerto, y que nos reímos muchísimo. Pude visitar París y todo lo que ello conlleva, incluyendo las tiendas de Angelic Pretty y Baby, the Stars shine Bright, donde casi lloro de emoción por ver tantas cosas y poder probármelas en persona.

Crónicas de un viaje a París: Día 1.
Crónicas de un viaje a París: Día 2.
Crónicas de un viaje a París: Día 4.

He llegado al momento en que me siento segura cuando visto lolita, siento que lo estoy haciendo bien (aunque continúe pidiendo consejos a mis amigas a veces) y simplemente me siento feliz.
Gracias por leer mi historia, y sobre todo, que nadie os haga callar (ni literalmente, ni la voz de vuestro interior). Sed felices y si os gusta vuestra forma de vestir, o los peinados que llevéis, o lo que quiera que sea, defendedlo a capa y espada porque eso es lo que os hará fuertes y os ayudará a ser vosotros mismos. Pienso llegar a los 70 años llevando petti y pololos y así soy yo.
Un saludo para todos y un montón de ánimos para la gente diferente, "no estáis solos, somos más" :)